Inaplacable

Esta mente mía.
Una de mis misiones para este anio. Acercarme más a Dios y concentrarme o meditar.

Dios sabía que soy (o era) su oveja perdida que me puso a mis pies los medios para ir a escuchar su palabra, no es iglesia a lo que estoy asistiendo; es un grupo donde el pastor -en su casa- nos ensenia los pasajes de la biblia y da su sermón.
Y esto viene la otra misión, el poder de la meditación. Ayer el pastor nos decía que cuando oráramos que nos concentramos en Dios, en oración y olvidarnos de todo lo que nos rodea.

Esa concentración es la no soy buena. Mi mente no se concentra. Los pensamientos me vuelan a mil kilómetros por hora. A pesar de que estoy en mi oración otros pensamientos que no tiene nada que ver con lo que le estoy agradeciendo/pidiendo a Dios salen de la nada.
Lo mismo pasa con mi intento de callar mi mente cuando dizque voy a meditar.
Me parezco como el libro o película de come,reza, ama dónde la autora se va a a la India a meditar y cuenta que en su cabeza escucha muchas voces.

Las palabras del pastor aún me suenan sobre buscar dentro de nosotros mismo, en silencio a Dios.
Cómo se dan las cosas, no? De la nada (o como dije antes Dios sabía) me invitaron a reunirme a clases bíblicas y sin querer uno de mis grandes retos es saber tener la mente en silencio.

Ejercicios
No han sido arduos, pero ya pienso ponerme las pilas y dejarme de lamentos, no ha sido flojera, pero si excusas.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s